El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha sido arrestado este jueves por la Policía del Reino Unido, después de que Ecuador retirara su asilo. La detención del periodista australiano se produce después de que Wikileaks la semana pasada afirmara que Assange sería expulsado en “horas o días” y que Ecuador tenía un acuerdo con el Reino Unido para su arresto.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha subrayado en su cuenta de Twitter que su Gobierno “decidió soberanamente retirar el asilo diplomático a Julian Assange por violar reiteradamente convenciones internacionales y protocolo de convivencia”.

Reproductor de vídeo

El portal Wikileaks, por su parte, ha confirmado el fin del asilo de Assange en la embajada de Ecuador en la capital británica y su consecuente arresto, y ha denunciado que la medida del Gobierno de Moreno es ilegal y violatoria del derecho internacional.

 

El expresidente de Ecuador Rafael Correa otorgó en 2012 el asilo a Assange para que evite ser extraditado a Suecia, donde se le reclamaba para enfrentar acusaciones, que no prosperaron, por presuntos delitos sexuales.

El portal de filtraciones dio a conocer anteriormente que fiscales en EE.UU. han imputado cargos a Assange en un procedimiento secreto que se ha revelado “por error”, sin que quede claro de qué se le imputa.

Si Assange fuera extraditado a Suecia, las autoridades de este país podrían extraditarlo a su vez a Estados Unidos, donde podría ser procesado por filtrar secretos relevantes para la seguridad nacional estadounidense y condenado por ello a pena de muerte.

 

Durante la salida forzada de la Embajada, se puede oír a Assange gritando: “El Reino Unido debe resistir este intento de la Administración Trump”.

Assange lleva refugiado en dicho edificio diplomático desde junio de 2012, cuando Quito le proporcionó asilo político para evitar que fuese extraditado a Suecia, donde está vigente una orden de arresto en su contra bajo la acusación de un supuesto caso de violencia sexual.

El fundador de WikiLeaks opina que desde Suecia lo extraditarían a EE.UU., donde se podría enfrentar a la pena de muerte por las filtraciones del portal. Entretanto, el ministro del Interior británico, Sajid Javid, ha asegurado que el periodista de origen australiano enfrentará a la justicia en el territorio de Reino Unido.

Durante su pronunciamiento oficial, Lenín Moreno ha asegurado haber puesto una condición específica para el arresto del fundador de WikiLeaks.

“Solicité a Gran Bretaña la garantía de que el señor Assange no sería entregado en extradición a un país en el que pueda sufrir torturas o pena de muerte“, aseveró el mandatario.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha asegurado que Moscú “espera que se respeten los derechos de Assange” tras su arresto en Londres.

WikiLeaks publicó en su Twitter que Ecuador ha retirado “ilegalmente el asilo político de Assange en violación del derecho internacional“.

La semana pasada WikiLeaks advirtió que el Gobierno de Lenín Moreno pretendía expulsar a Assange de la Embajada en cuestión de “horas o días”. La afirmación surgió poco después de que Quito denunciara a WikiLeaks ante la ONU por la filtraciónde documentos sobre supuestas actividades corruptas de Moreno y su familia.

 Resumen Latinoameriano/ 11 de abril 2019


Fuentes Abiertas, FA.- http://tinyurl.com/yxc8ccw5