Desde que fue presidente municipal de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, el destacado futbolista, dio muestras de ineptitud para gobernar pese a lo cual se hizo candidato a gobernador y ganó holgadamente.

En octubre del año pasado el pateador asumió el gobierno estatal y se comprometió a reducir los alarmantes índices de violencia que asolaban a la población morelense, tanto fija como flotante, pues el estado ha sido oferta de residencias veraniegas o fin de semana desde hace muchos años.

Sin embargo, la violencia organizada por el crimen organizado en Morelos no fue contenida, sino por el contrario ha tenido un crecimiento explosivo con un 41 por ciento más en homicidios dolosos y un crecimiento del 17 por ciento en robo de autos.

La arrogancia del futbolista se volvió humildad y hasta súplica al Gobierno Federal para que intervenga en el estado y logre pacificar una entidad que hace no mucho era recinto de paz y tranquilidad.

Los carteles se han apropiado del estado y actúan a libertad plena, como lo evidencia el plagio y asesinato del hermano del exgobernador panista Marco Antonio Adame, Humberto Adame Castillo, que probó que nadie se encuentra a salvo en la vecina entidad.

Ahora la única esperanza de pacificación es la llegada de la Guardia Nacional ante el completo fracaso de un gobierno estatal que no solo ha fallado al pueblo morelense en materia de seguridad Pública sino también en crecimiento económico, impulso a las actividades agropecuarias y al turismo, lo que ha generado crisis de empleo e inmobiliaria.

Una pena, Morelos.

 SUSURROS

Quiérase o no, simpatícese con él o no, Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta, se apunta como ganador en los comicios extraordinarios para Gobernador de Puebla, del mes que entra, con una ventaja de dos a uno.

Su principal conteniente el panista Enrique Cárdenas no tiene posibilidades de triunfo, salvo un milagro en las urnas, luego de la trágica muerte delos panistas la gobernadora Martha Érika Alonso y su esposo, el Senador y también exgobernador Rafael Moreno Valle.

La fuerte imagen de Andrés Manuel López Obrador será la que lleve al triunfo a Barbosa en Puebla, como también lo hará en favor del candidato de Morena en Baja California, Jaime Bonilla Valdez.

Sólo en esos estados, Puebla y Baja California, se habrá de elegir gobernador, y en las dos entidades Morena se apunta como favorito con lo que crecerá la fuerza del presidente López Obrador en el país. Quiérase o no.

Escrito por Salvador Martínez G. / 20 de mayo de 2019.


Colaborador...