¿Qué se esconde detrás del continuo asedio contra el gobierno del Presidente Nicolás Maduro?

Hoy en Venezuela se disputa la América Latina, región con las principales reservas de recursos naturales del planeta y una reserva moral con una poderosa carga antiimperialista.

A pesar de las posverdades y manipulaciones, las razones humanitarias no se sostienen. La realidad, aunque muchos no quieran creerla, está ahí en las calles de Venezuela, abriéndose paso por las anchas alamedas bolivarianas.

El poder hegemón y sus satélites quieren intervenir a un país que, en este momento, es el centro del conflicto geopolítico mundial.

Una vez más los derechos humanos y lo humanitario quieren ser usados como justificación para invocar la polémica norma internacional de la Responsabilidad de Proteger (R2P) y la injerencia humanitaria como una de las principales opciones sobre la mesa.

La R2P es una nueva norma de seguridad internacional y de derechos humanos, que fue concebida para detener los genocidios, crímenes de guerra, limpieza étnica y crímenes contra la humanidad. Este compromiso estipula:

El Estado tiene la responsabilidad primordial de proteger a la población del genocidio, los crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y limpieza étnica.

La comunidad internacional tiene la responsabilidad de ayudar a los Estados en el cumplimiento de esta responsabilidad.

La comunidad internacional debería utilizar los medios diplomáticos, humanitarios y otros pacíficos para proteger a las poblaciones de estos crímenes. Si un Estado no protege a sus poblaciones, o es en realidad el autor de los crímenes, la comunidad internacional debe estar preparada para tomar medidas más fuertes, incluyendo el uso colectivo de la fuerza a través del Consejo de Seguridad de la ONU.

Entonces, ¿por qué tanto interés con Venezuela? Las razones parecen ser varias y de distinto orden:

La más evidente es la económica; controlar la primera reserva de petróleo del mundo, la segunda reserva de oro, la octava de gas natural, el cuarto con mayor biodiversidad, además de importantes yacimientos de coltán y diamantes.

También existen razones geopolíticas que sitúan a Venezuela como un importante territorio en la actual disputa global, donde se desarrolla la batalla por la construcción de una verdadera arquitectura multilateral en las relaciones internacionales y por el respeto real al derecho internacional y la Carta de Naciones Unidas, versus EU como potencia hegemónica que constantemente viola la soberanía y la autodeterminación de los pueblos.

En el fondo, esa disputa global es la misma que Salvador Allende denunció en las Naciones Unidas en 1972: estamos frente a un verdadero conflicto frontal sobre las grandes corporaciones trasnacionales y los Estados. Estos son interferidos en sus decisiones fundamentales; políticas, económicas y militares, por organizaciones globales que no dependen de ningún Estado. Y que en la suma de sus actividades no están fiscalizadas por ningún parlamento, por ninguna institución representativa del interés colectivo. En una palabra, es toda la estructura política del mundo, la que está siendo socavada.

Es la pelea por sostener la arquitectura internacional de los Estados-Nación enmarcada en el derecho internacional, frente al gobierno mundial de las mega corporaciones trasnacionales por medio de la balcanización y caotización de los Estados y regiones con importantes recursos naturales.

En el continente americano la Revolución Bolivariana, encabezada por Hugo Chávez, trajo al presente siglo la histórica disputa entre las antagónicas e irreconciliables doctrinas Bolivariana y Monroe. La derrota del ALCA fue el primer gran triunfo del bolivarianismo frente al monroísmo.

La visión geoestratégica de Chávez, fue clave para debilitar el dominio unipolar estadounidense en la región y en el mundo, pero además contribuyó como nadie en este siglo, a levantar nuevamente las banderas del socialismo y a revitalizar a las izquierdas a nivel mundial.

Por eso la gran importancia de Venezuela en el escenario mundial, es todo lo que tiene y todo lo que representa. Esa es la razón para ser considerada una verdadera amenaza inusual y extraordinaria para los intereses imperialistas.

Por eso el terrible e incesante asedio hacia la patria de Bolívar, por eso la épica lucha del bravo pueblo chavista.

*Nieto de Salvador Allende / Médico, coordinador del capítulo / venezolano de la Red en Defensa de la Humanidad.

La Jornada, domingo, 31 de marzo de 2019.


 

FA.- https://tinyurl.com/y3d56qgc