Quiérase o no, Nicolás Maduro mantiene el control del gobierno en Venezuela y el futuro de la nación Sudamericana, aún no está decidido.

La declaratoria de Juan Guaidó, como cabeza de un nuevo gobierno de transición encontró mucho eco en los medios globales controlados por Estados Unidos y de inmediato obtuvo el respaldo del presidente Trump y de naciones latinoamericanas concentradas en el Grupo de Lima.

La reciente salida de México del Grupo de Lima, al que el ex presidente Peña Nieto tanto apoyó dio un giro importante en la correlación de fuerzas en torno al mandato de maduro.

Por ello hasta hoy, México no ha reconocido el supuesto gobierno de Guaidó y propone, junto con Uruguay y las Naciones Unidas, una salida negociada a la crisis venezolana.

El que Rusia, España y otras naciones den aún respaldo a Maduro, le da a su administración una esperanza de mantener el control político, aunque la presión de Washington es mucha.

Para el gobierno de López Obrador también es, una dura prueba, pues marca distancia clara frente a la voluntad de Trump y habrá que ver si esto no tiene otras repercusiones en las relaciones bilaterales.

Izquierdas y derechas se debaten en el subcontinente americano con Bolsonaro como el radical brasileño que quiere acabar con Maduro, y ahora la posición de México que busca una vía alterna.

Estos días serán cruciales no solo para Venezuela sino para la geopolítica del continente, en la que el petróleo sigue jugando un papel fundamental.

SUSURROS

Sin periodo extraordinario la Guardia Nacional tendrá que esperar por lo menos unos días más para que se logre que la mayoría calificada requerida para el cambio constitucional demandado por el presidente de la República.

La supresión de un párrafo al proyecto original hecho en la Cámara de Diputados provocó que ahora el Senado deba añadirlo para que el ejército tenga la posibilidad de mando, al menos en los primeros años, de la nueva estructura anti crimen.

Ricardo Monreal no pudo convencer a los líderes de las otras fracciones para que lo acompañen en la reposición del artículo transitorio suprimido en la cámara baja, por lo que sus esfuerzos se concentrarán para febrero, ya en las sesiones ordinarias.

El zacatecano tendrá que hacer uso de sus mayores habilidades para conseguir el propósito, que luego tendrá que ser ratificado por los Diputados, también con máximo esfuerzo.

Escrito por Salvador Martínez G. / 25 de enero de 2018.


MRH