Bajo el tema: Derechos y libertades, del 12 al 21 de octubre se efectuará la Feria Internacional del Libro del Zócalo de la Ciudad de México (FIL-Z), con la presencia de más de 800 sellos editoriales. A la vez que es una fiesta de la palabra, es un encuentro de los libros con los lectores.

Habrá homenajes a Juan José Arreola y Guadalupe Pita Amor, en el centenario de su nacimiento, y los recién fallecidos: Sergio Pitol, Huberto Batis, Enrique Verástegui y Margarita Peña (apenas el día 8 de este mes).

Esta 18ª edición tendrá como invitadas a las Letras del Caribe: del poeta Aimé Césaire (1913-2018), que tanto influyó en Franz Fanón, a los Premios Nobel 1960 y 1982: Saint-John Perse (1887-1975) y Dereck Walcott (1930-1917), respectivamente, pasando por José Lezama Lima. Se contará con la presencia de Wendy Guerra (Cuba), Regina José Galindo (Guatemala), Quince Duncan (Costa Rica) y de León Félix Batista y Giuseppe Caputo, ambos de República Dominicana.

No podía faltar la conmemoración del Movimiento Estudiantil de 1968, que mucho tiene que ver con los derechos y las libertades que respiramos hoy. De ahí que uno de los foros tenga ese nombre, junto con otro con el de Elena Poniatowska, autora de La Noche de Tlatelolco.

A pesar de estos aires nuevos, domina un clima de inseguridad y violencia. El secretario de Gobernación acaba de reconocer que, al 30 de abril, se contabilizan en el país 37 mil 485 personas desaparecidas. Sin contar a los más de 80 mil muertos en los últimos dos sexenios, incluyendo a periodistas y a defensores de derechos humanos y ambientales.

Ahora mismo, el Movimiento Migratorio Mesoamericano se apresta a realizar, entre el 23 de octubre y el 7 de noviembre, la XIV Caravana de Madres Centroamericanas de Migrantes Desaparecidos, bajo el lema: “Por el Derecho a la Verdad y a  la Justicia”.

Territorio de migrantes –los mismos mexicas lo fueron—, hoy la Ciudad de México posee el status de ciudad refugio, para dar asilo a personas de otros países, empujados por la violencia o la intolerancia. Ejemplo de tal tradición, para escritores perseguidos existe la Casa Refugio Citlaltépetl. El poeta argentino Juan Gelman (1930-2014) estuvo exiliado aquí a raíz del golpe militar en su país en 1976, y aquí falleció. Había escrito:

“Ha muerto un hombre y están juntando su sangre en cucharitas, / querido juan, has muerto finalmente. /  De nada te valieron tus pedazos  / mojados en ternura”

Y es que “los militares argentinos, cuyas atrocidades hubieran provocado a Hitler un incurable complejo de inferioridad, le pegaron donde más duele. En 1976, le secuestraron a los hijos. Se los llevaron en lugar de él. A la hija. Nora, la torturaron y la soltaron. Al hijo, Marcelo, y a su compañera, que estaba embarazada, los asesinaron y los desaparecieron”, dice Eduardo Galeano en El Libro de los Abrazos.

“En lugar de él: se llevaron a los hijos porque él no estaba. ¿Cómo se hace para sobrevivir a una tragedia así? Digo: para sobrevivir sin que se te apague el alma.”

En su memoria, se entregará el I Reconocimiento “Juan Gelman” a Hermann Bellinghausen y Javier Sicilia.

La programación de la 18ª. FIL-Z se puede consultar en: www.cultura.cdmx.gob.mx

por José Luis Avendaño C. / 11 de octubre de 2018.


Colaborador de MRH


-