Riad distribuye nuevas directivas a los medios de comunicación para prohibir la promoción de grupos opuestos a la monarquía de los Al Saud.

El ministro de Información de Arabia Saudí, Awad bin Salih al-Awad, ha enviado nuevas directivas a las organizaciones de prensa del reino árabe en las que se intensifican las limitaciones a la información sobre corrientes que se desvíen de la línea marcada por el régimen de Riad.

El objetivo de las nuevas regulaciones se presenta, según ha publicado este sábado el portal Middle East Monitor, como “proteger el orden público, fortalecer la unidad nacional, preservar el tejido social y salvaguardar los valores y las virtudes”.

Además de “no instigar el derrocamiento del sistema de gobierno del Reino ni llamar a la violencia para cambiar los principios sociales y económicos del país, y de prevenir la apología de grupos con orientaciones políticas, étnicas, ideológicas o sociales de carácter subversivo, los medios no deben abordar lo que pueda dañar las relaciones del Reino con países amigos”, marcan las nuevas directrices.

El régimen de los Al Saud está siendo objeto de inusuales críticas, tras un largo período de impunidad internacional, por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul (Turquía). El Gobierno turco y la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su acrónimo del inglés) estadounidense dicen tener pruebas de que lo ordenó el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud.

Las críticas a Bin Salman, que se han extendido al Congreso de EE.UU., se suman a la desestabilización del orden político por el propio príncipe al tomar el poder de facto purgando en noviembre de 2017 a centenares de personalidades del régimen. Pocos meses después, un misterioso tiroteo en Riad (capital) apartó a Bin Salman de la vida pública durante semanas.

El caso Khashoggi ha espoleado también la limitación del acceso a Internet en Arabia Saudí, donde además el asesinato prácticamente no es abordado por los medios de comunicación y se achaca de manera general a una conspiración extranjera, pese a haber confirmado la Fiscalía saudí que el columnista del diario The Washington Post fue drogado y descuartizado.

El pasado martes, un portal especializado citaba a una investigadora de censura cibernética que señalaba un drástico aumento de las restricciones a partir del 16 de octubre, coincidiendo con el acceso de agentes turcos a la sede consular en que Khashoggi fue asesinado.

Publicada: domingo, 25 de noviembre de 2018 1:22


FA.- https://tinyurl.com/yaucakre