*En defensa de la libertad de expresión, el derecho a la información y por la dignificación del periodismo

“México es el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo”. Sin embargo, la verdad se impone porque “no se mata la verdad matando periodistas”.

La primera, verdad a muchas voces; la segunda, consigna permanente del gremio, en cada protesta por los caídos. Voz en alto para recordar a cada profesionista de medios que se convierte en víctima de la delincuencia.

Asesinatos y además impunidad, espejo doble cara de una realidad endémica, perversa a la que no debemos acostumbrarnos, porque no hay peor enemigo que la indiferencia ante la adversidad.

Por lo mismo, la libertad de expresión y el derecho a la información han quedado en entredicho, al menos durante los últimos 35 años, en un país que se pregona democrático; no por los periodistas, sino por el viejo régimen del PRIAN y sus gobernantes, un sistema que ha sido derrotado en las urnas pero se resiste a perder.

Corresponde al gremio levantar la voz para defender, tanto la libertad de expresión como el derecho de la sociedad a estar informada. Al igual que exigir de la justicia el esclarecimiento de los crímenes perpetrados desde el año 2000 a la fecha.

La violencia en el país es la causa. No la guerra contra un país extranjero, como las hubo durante el siglo XIX, sino propiciada por una decisión desafortunada: la llamada “guerra contra el narcotráfico” desatada en 2006, con la presunta idea de controlar el problema, pero logró meter al país en un dilema mayormente peligroso: desgarrar el tejido social e iniciar así la desestabilización interna.

Probado está que la violencia no se contiene o resuelve con el uso de la fuerza militar. En ningún país del mundo el narcotráfico, el tráfico de armas, la trata de personas o cualquier otra actividad ilícita se han controlado de ese modo.

Todavía peor, el crimen organizado no prospera sin el involucramiento de funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno. Es decir, que aparte de los delitos de cuello blanco, como la desviación de fondos públicos, en los últimos se ha gestado el involucramiento de “servidores públicos” en turbios negocios.

Es en ese enrarecido clima donde pululan las corruptelas, es cuando los periodistas resultan incómodos y por tanto víctimas. Para la impartición de justicia, los derechos humanos y el respeto por la vida de los profesionales de los medios asesinados, pareciera no importar.

Al menos las denuncias no prosperan, las indagatorias no avanzan, contribuyendo así a que los delitos contra periodistas alcancen grado de brutal normalidad.

De igual manera, la seguridad pública queda en entredicho también, como política de Estado, al no brindar seguridad a las personas en general. En deuda con el gremio periodístico.

En estos escenarios adversos los periodistas resultan las víctimas, al lado de la sociedad. Es por el espacio donde convive el crimen organizado y aquellos funcionarios infiltrados o encubiertos, desde los policías municipales hacia arriba en escalafón. Los periodistas, las principales víctimas.

Es ahí en donde se procesan las amenazas, y se cumplen los crímenes. Es el sistema de justicia el que no da resultados y alienta la impunidad.

Así se construye el perverso círculo vicioso:

 

La verdad se exige, porque el gremio lo merece, y la sociedad también.

Foro de periodistas

En este contexto, y para hacer un balance a la fecha sobre la situación del gremio periodístico, la Fraternidad de Reporteros de México, AC. (Fremac), en palabras de su Presidente, Raúl Correa Enguilo, se pronuncia contra la limitación del derecho a la información y la libertad de expresión.

De igual modo denuncia que la impartición de la justicia se ha visto acaparada por los poderes fácticos en manos de una minoría, en tanto las mayorías resultan marginadas. Además resalta la obligada dignificación del trabajo periodístico, liberándolo de amenazas y riesgos con el fin de que cumpla a cabalidad su cometido, que no es otro que el rol social que tiene por encomienda.

A lo anterior, Raúl Correa agregó la enorme degradación social en que los gobiernos presidenciales de Vicente Fox a Peña Nieto han sometido al país (del año 2000 a la fecha), además del registro de entre 120 y 140 asesinatos de comunicadores, un medio centenar de desaparecidos y cantidad similar de sobrevivientes en el destierro, exilio o persecución, sin que haya detenciones de autores materiales o intelectuales.

Además de resolver la problemática de los asesinatos de periodistas, es importante —agrega Correa— rescatar la “verdadera independencia”, que se reconozca “la denominada ‘cláusula de conciencia’ y que los reporteros no sean obligados a realizar y firmar notas contra su voluntad, obtener una remuneración profesional adecuada, así como una permanente actualización tecnológica, olvidar la dependencia del ‘chayo’, además de una permanente educación ética del comunicador”.

En el marco de la Cuarta Transformación del país anunciada por el nuevo gobierno de López Obrador que entrará en funciones en diciembre próximo, los medios deben dejar de ser “instrumentos facciosos de culto a la personalidad del presidente en turno”, para convertirse en medios de divulgación al servicio de las comunidades, promotores de la educación y la cultura”. Además de difundir la historia, la actualidad de México y el continente, “del mundo entero, sin dejar de honrar su principal función que es informar y formar un criterio democrático en la población”.

Para discutir estos y otros temas como una nueva ética y convicción democrática en el gremio periodístico, el combate a la corrupción, la inseguridad y el desempleo, la Fremac, con el apoyo del Club de Periodistas de México, AC, organiza el Primer Foro Nacional de “Periodistas y Comunicadores ante la Cuarta Transformación del País”.

Evento a realizarse en la Cámara de Diputados con el apoyo logístico del Partido del Trabajo (PT), bajo la siguiente temática a discusión:

  1. De los riesgos y garantías de los periodistas, con mapeo de riesgo y violencia; desplazamientos y tipo de agresiones en el país
  2. El Mecanismo de Protección, sus deficiencias y el arranque de una campaña contra la impunidad.
  3. La agenda legislativa, nuevas reglas de comunicación, situación en el trabajo, publicidad y dignificación del trabajo reporteril.
  4. Los nuevos retos digitales del periodismo
  5. El marketing político, las fake news y el surgimiento de nuevos medios ideológicos.

El Foro se llevará a cabo el próximo 14 de noviembre, en horario de 9:00 a 15:00 horas.

Se trata de iniciar el balance de la situación por la que atraviesan el país y el gremio. Enhorabuena por la iniciativa.

Publicado 5 de noviembre de 2018.


Escrito por Salvador González Briceño, Director de MRH


-