De acuerdo con los resultados de la revisión de la Cuenta Pública de 2017 realizada por la Auditoría Superior de la Federación, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) tuvo inconsistencias en las erogaciones del Fondo Nacional de Infraestructura, en la construcción de la Barda Perimetral, en la limpieza, nivelación e instrumentación geotécnica de la Pista 6, en la conservación de caminos provisionales, en la carga, acarreo y descarga de tezontle y en los trabajos relativos a los Pilotes para la Torre de Control, Edificio Terminal y el Centro de Transporte Terrestre Intermodal.

Hoy, la obra está cancelada. El nuevo gobierno, que aún no entra en funciones, organizó una consulta en la que se votó en contra del Nuevo Aeropuerto y lo confirmó Andrés Manuel López Obrador. El GACM por su parte dijo que las obras continuarán hasta el 30 de noviembre, que será el último día de funciones de la administración de Peña Nieto.

Mientras, hay dinero que aún falta por sustentar.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizó 19 observaciones al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) durante 2017 que alcanzaron a ocasionar un posible daño al erario público por 311 millones 358 mil 092 pesos en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Ese dinero se fue en partidas que se pagaron aunque ya habían sido canceladas, anticipos, pagos excedentes, por diferencias entre lo pagado y lo entregado, por el pago de finiquitos sin recepción final de servicios, pagos sin contratos firmados, por pagar trabajos que no correspondieron a lo acordado y por retraso en las obras.

La ASF revisó seis puntos de la construcción del NAIM y donde se encontró la mayor duda en el ejercicio de dinero fue en los trabajos de “limpieza, nivelación e instrumentación geotécnica de la Pista 6 y pavimentos para la conservación de caminos provisionales primarios y secundarios y bordos de canales, drenes y de lagunas de regulación”.

El daño más alto al erario se calculó en 86 millones 828 mil 024 pesos por concepto de sobrecostos en la limpieza y deshierbe del terreno, en la extracción, carga y acarreo fuera del polígono y en la colocación de la primera capa de tezontle. Según la ASF, el Grupo Aeroportuario no se cercioró de que los costos propuestos por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) estuvieran dentro de los valores de mercado, ya que en trabajos similares del mismo proyecto se encontraron costos menores que los ofertados.

Luego están los trabajos relativos a los pilotes para la Torre de Control, Edificio Terminal y el Centro de Transporte Terrestre Intermodal. La ASF informó de un posible daño por 74 millones 496 mil 426 pesos por pagos basados en fechas de ejecución que no se concretaron y desataron más fallas.

De acuerdo con la revisión, el GACM anunció la liberación de pagos con el objetivo de

incrementar los recursos en la producción e hincado de pilotes y estar en posibilidades de liberar las áreas de los contratos subsecuentes de construcción de losas del edificio terminal, del centro de transporte terrestre intermodal y de la torre de control de acuerdo con el “dictamen técnico para justificar la formalización del segundo convenio modificatorio”.

Sin embargo, resultó improcedente el pago efectuado porque los contratos mencionados se iniciaron 49, 103 y 20 días después de los considerados en las reprogramaciones autorizadas mediante el segundo convenio modificatorio del contrato de pilotes, por lo que el propósito original no se cumplió; la cantidad de pilotes disminuyó de 8 mil 047 a 7 mil 188 piezas y no se cambió la fecha de terminación de los trabajos.

Además se añadió un apartado de “Insumos adicionales por requerimientos de GACM para pilotes”, que contemplan la fabricación, izado e hincado de pilotes que ya habían sido requeridos desde las bases, “como el tatuado del pilote para control, el molde del cajillo, la construcción de molde para punta de pilotes, el corte del gancho de izaje, el resane del cajillo y el empleo de seguidores de acero”, detalla el informe.

También se incluyó la fabricación de siete mesas adicionales nuevas y su desperdicio para la producción de pilotes, cuando ya existían dos mesas propuestas originalmente en operación y de las que se consideró su adecuación en dicho insumo; recursos que se erogaron con cargo en el contrato plurianual de obra pública.

Otro daño que se detectó fue por 4 millones 083 mil 575 pesos por pagos en los que no se verificó el precio por el servicio de perforación ni la longitud de los pilotes.

LA BARDA DE LA SEDENA

Uno de los informes que más observaciones tuvo fue el de la Construcción de la Barda Perimetral del NAIM construida por la Sedena. De los 266 conceptos que comprendieron la ejecución y supervisión de la obra, por un monto de 962 millones 377 mil pesos en 2017, se seleccionó para revisión una muestra de 49 conceptos por un importe de 683 mil 973 millones pesos, que representó el 71.1 por ciento del monto erogado en el año de estudio.

Los resultados mostraron un daño al erario por 38 millones 098 mil 914 pesos por pagos para el suministro y colocación de carpeta sin que se cerciorara de que las cotizaciones presentadas acreditaran que el costo propuesto por la SEDENA estuviera dentro de los valores de mercado, ya que en obras similares en donde se ejecutaron conceptos iguales se encuentran costos inferiores.

Ocurrió lo mismo con pagos realizados en los conceptos de trazo y nivelación y terraplén con tezontle, ya que tampoco se verificó que el costo propuesto por la Sedena estuviera dentro de los valores de mercado. El daño al erario ahí fue por 22 millones 999 mil 251 pesos.

También se fueron 3 millones 733 mil 996 pesos porque en la “Elaboración y colocación de base nanosílica con base hidráulica recuperada, incluye todo lo necesario para su completa ejecución”, no se consideraron diferencias de volúmenes entre lo comprobado y lo cuantificado por la ASF.

Ocurrió lo mismo con el “Suministro y colocación de carpeta asfáltica PG64-22 de 6 cm colocada en caliente por medios mecánicos…”, lo que generó un daño por 1 millón 242 mil 383 pesos.

El desfalco más grande fue por 40 millones 701 mil 315 pesos por un incremento en el costo respecto a los precios unitarios originales en el “Suministro y fabricación de pieza prefabricada para barda perimetral, de 8.61 m de longitud”, ya que dicho cambio le representó a la Sedena ahorros en tiempo, personal en obra y cimbra común.

Otra observación fue por 9 millones 610 mil pesos por concepto de pagos realizados en las estimaciones de finiquito y complemento del finiquito sin considerar que no se había efectuado la recepción parcial de los trabajos susceptibles de utilizarse; otra más por 1 millón 804 mil 526 pesos por el incremento del costo de una obra respecto a los precios unitarios originales; otra por 666 mil 528 pesos por servicios de apoyo en el finiquito del convenio de colaboración y finalmente, por ajuste de costos se generó otro daño por 49 mil 780 millones de pesos.

LAS PISTAS, EL FONDO Y LOS TRABAJOS PRELIMINARES

En la revisión de la “Instalación y Medición de la Instrumentación Geotécnica en la Precarga de las Pistas 2 y 3; Exploración Geotécnica, Muestreo y Sistemas de Medición en las Aeropistas, Calles de Rodaje, Caminos Internos, Pista 6 y Edificación y Estudios y Proyecto del Sistema de Drenaje Pluvial para las Intersecciones de la Infraestructura Hidráulica de CONAGUA con el Proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”, se detectó un daño al erario por 2 millones 905 mil 398 pesos por realizar mediciones a partir datos distintos a los que estaban estipulados en el contrato porque éste se firmó un mes después de realizar las obras.

Otra falla fue por 352 mil 319 pesos que en el “Suministro y colocación de malla plastificada de 1 metro de altura para protección provisional, incluye esquineros y postes intermedios”, se hizo sin tener en cuenta que en la integración del precio unitario se incluyeron cantidades y rendimientos que no corresponden con el trabajo realizado.

Y otra más por 16 millones 049 mil 294 pesos por pagos realizados para el “Control altimétrico de las 17 estaciones de monitoreo”,  sin verificar que se pagaron 10 mediciones de noviembre de 2015 a agosto de 2016, aun cuando el contrato se formalizó hasta el 15 de octubre de 2016 y 5 millones 578 mil 167 pesos porque en la integración del precio unitario se consideraron cantidades, insumos y rendimientos que no corresponden con el trabajo realizado.

Luego, en la revisión de “Trabajos Preliminares Consistentes en: Carga, Acarreo y Descarga Fuera del Polígono de Material Existente Producto del Depósito de Demoliciones, Desperdicios y Desazolve; y Drenaje Pluvial Temporal” el daño al erario fue por 1 millón 189 mil 497 pesos por la “Construcción de caminos provisionales con tezontle” ya que se pagaron 31 mil 680.35 metros cúbicos de tezontle cuando sólo se podían extraer 29 mil 625 metros cúbicos.

También por no considerar la diferencia de metros cúbicos de tezontle pagados de los que podían extraerse, se generó otro daño por 6 millones 413 mil 189 pesos.

Finalmente, en lo referente al uso del Fondo Nacional de Infraestructura para el NAIM, se encontró un daño por 80 mil 213 pesos por un “Levantamiento topográfico con tecnología High Definition Surverling (HDS) o con método fotogramétrico, de los bordos que rodean el Lago Nabor Carrillo”, la cual había sido cancelada, de acuerdo con el dictamen técnico del 6 de febrero de 2017, incluido en el tercer convenio modificatorio, del 9 de marzo de 2017.

Y otro más por 53 millones 464 pesos por concepto de rendimientos sobre anticipos otorgados, amortizados con atraso de 8 meses.

Ciudad de México, 31 de octubre (SinEmbargo).- Por Daniela Barragán / octubre 31, 2018.


Info de FA.- http://tinyurl.com/y88mwf33


-