Así lo sostiene el periodista chileno Patricio Mery Bell, a partir de su última investigación. Sostiene que la CIA triplica los fondos destinados a trabajos de inteligencia para desestabilizar las democracias latinoamericanas.

Tres mil desparecidos pesan sobre la espalda de la historia chilena, y se refleja la preocupación en la mirada del cronista trasandino. Dice que supo hacerle llegar el mensaje al Presidente de Ecuador Rafael Correa: “No tengo la edad suficiente para haber defendido a Allende, pero sí la tengo para defenderlo a usted, o a cualquier gobierno progresista”.

Patricio Mery Bell nació en Santiago de Chile, tiene 33 años y es periodista, licenciado en Comunicación Social de la Universidad de Arcis. Tiene estudios de perfeccionamiento en Alta Gerencia Pública realizados en la Escuela de Economía y Negocios de la Universidad de Chile. Durante su trayectoria profesional se ha desempeñado como asesor comunicacional de entidades públicas y privadas, fue dirigente estudiantil y participó del Comité Central Nacional del Partido Socialista. Además escribió Libertad Dominical. Reflexiones Críticas y coordina un periódico llamado Panoramas News.

Mery Bell estuvo en la Ciudad de Mendoza, presentando su investigación en el marco de un foro organizado por la CNP 25 de Mayo, el día jueves 7 de marzo.

“La CIA es un gobierno paralelo a los Estados Unidos, que hace su negocio a través del tráfico de armas y de drogas” lanza Patricio Mery Bell.

Luego de un viaje por Ecuador, se reunió en Buenos Aires con Luis D´Elia, con quien hizo una entrevista para su programa de radio y, posteriormente, se encontró con algunos funcionarios del Ministerio de Defensa.

Con un hablar rápido y entonadito, desliza años, relaciones, nombres y apellidos para fundamentar sus declaraciones, y que no se lo tilde de “embajador de la paranoia”.

Dice firme: “Tengo una gran tristeza de ser chileno. En Chile vivimos en una dictadura, no en democracia. Pinochet la crió, la derecha la consolidó y la Concertación la mantuvo. Los violadores de Derechos Humanos están en hoteles y ha habido muchos intentos de leyes de punto final. Esta es una gran deuda para con el pueblo chileno”.

Los medios de comunicación son un capítulo aparte en el análisis del periodista chileno. “En Chile hay un verdadero cerco informativo. Hay dos periódicos fuertes, cuatro canales importantes. No están permitidos los prestadores de TV satelital, ni mucho menos ver Telesur así, libremente. El diario El Mercurio cumplió un rol fundamental a la hora de desestabilizar a Allende, por ejemplo. Si bien existe la posibilidad pequeña de la batalla comunicacional, muchos de los chilenos no saben lo que realmente pasa, continúan siendo manipulados”.

“No le creo nada a Sebastián Piñera [actual presidente] porque manda señales de solidaridad política a otros Estados hermanos y luego arregla, por lo bajo, lo contrario. Chile hace su espionaje político. Chile es concentración pura del Mercado, su mar pertenece a siete familias. Chile hace alta traición a Latinoamérica”, dice Mery Bell.

Ya en su diario Panoramas News, el periodista publicó que Jorge Fuentes, ex funcionario de la Brigada de Inteligencia de la PDI (Policía de Investigaciones) siguió por cuatro meses a organizaciones sindicales, parlamentarios y funcionarios diplomáticos, en el marco de investigaciones que eran coordinadas con delegados de la CIA en Chile.

Su testimonio fue capturado por Mery Bell y entregado en enero al gobierno de Rafael Correa, cuando el periodista viajó hasta Ecuador para reunirse con el canciller Ricardo Patiño.

Relata Mery Bell que el ex policía Fuentes "traza una conexión entre operativos y reuniones periódicas celebradas en la embajada de Estados Unidos en Chile. En ellas habrían participado altos mandos del PDI, como el Jefe de la BIPE (Brigada de Investigaciones Policiales Especiales) y delegados de la CIA en el país”.

En el material audiovisual obtenido por Patricio Mery Bell y sus colaboradores (Ver video en www.pnews.cl) se ve a Fuentes sosteniendo lo siguiente: “Dentro del alto cargo jerárquico que yo ostentaba en la BIPE y la BIP, mayormente es vox populi que existen nexos de parte de los jefes con organismos de inteligencia internacional” dice Fuentes. Este ex funcionario también afirma que una división de Extranjería de la PDI autoriza y permite el ingreso de ciudadanos estadounidenses a Chile para realizar este tipo de trabajos en territorio nacional”.

Antecedentes

Esta no es la primera vez que el Alto Mando de Investigaciones ha sido relacionado con servicios de  inteligencia extranjeros. Según datos publicados en el diario Panoramas News de Marzo 2013:

En 2003, el ex subcomisario René Cocq aseguró que el antiguo director de la PDI, Nelson Mery, entregaba información al Mossad israelí.

En medio de la Guerra del Golfo, mediante una orden secreta, Nelson Mery ordenó seguir por 24 horas al embajador de Irán en Chile. La decisión del seguimiento emanó directamente desde el Consulado de Israel, a través de un documento firmado por el agregado de inteligencia Amir Oren.

La coordinación ente la PDI, la CIA y posiblemente el Mossad, quedó al descubierto con el allanamiento de la pensión del joven paquistaní Saif Khan, víctima de una imputación falsa de terrorismo en 2010. El procedimiento contó con la participación directiva del jefe del FBI en Chile, Stanley Stoy y el subdirector operativo de la PDI, Juan Baeza Maturana.

por Natalia Bulacio / Publicado el 14 DE MARZO 2013.


Fuentes Abiertas, FA.- https://tinyurl.com/yygrwd6a