El Gobierno de El Salvador prosigue hoy su labor para tratar de garantizar los derechos humanos y migratorios de una caravana que recién salió de aquí con la intención de llegar a Estados Unidos.

La viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, recorrió junto con personal diplomático diversos puntos donde han recalado los compatriotas que lograron entrar a México, tras cruzar Guatemala.

La funcionario estuvo en el puerto fronterizo de Ciudad Hidalgo y se reunió con las autoridades migratorias de Chiapas, para colegiar respuestas a eventuales desafíos, entre ellos, el deseo de repatriación.

Al respecto, Magarín informó a los emigrantes salvadoreños con los que conversó que existe un mecanismo para garantizar su regreso a casa, de manera ordenada y segura, algo que ya hicieron unos 300 caravanistas.

Sin embargo, miles aún mantienen su empeño en llegar a Estados Unidos, pese a las amenazas de la Casa Blanca de impedir, incluso violentamente, la entrada de quienes el presidente Donald Trump llama 'delincuentes'.

'Hemos verificado que hay muchos niños en el camino, y les recordamos a las familias salvadoreñas a no exponerlos, el camino es difícil y los riesgos para ellos son mayores', enfatizó Magarín.

Unos mil 700 salvadoreños entraron a México al vadear el río Suchiate, frontera natural con Guatemala, tras fracasar en su intento de cruzar por el puente que une a ambas naciones.

México, renuente a ser un mero país de paso, le exige a los caravanistas que soliciten un estatus de refugiado por 45 días para permitirles entrar, pero los salvadoreños rechazaron esa variante.

Para los caravanistas, los albergues donde llevan a los refugiados son en realidad lugares de control para retener a los indocumentados hasta que venza su estatus y poderlos deportar encones.

San Salvador, 3 de noviembre de 2018 (PL) .


Info de FA.- http://tinyurl.com/yboarj3t 


-