La deuda pública china puede causar problemas generalizados a la economía global. Esto sucederá si los prestatarios dejan de pagar sus obligaciones y comienzan a permitir los incumplimientos.

Según el reciente estudio de Bloomberg, se trata de documentos emitidos por las autoridades municipales de las provincias chinas, o más bien, de sus subsidiarias, que actúan como emisores formales. Estas empresas que se llaman LGFV sirven para financiar el autogobierno local.

Muchas de estas entidades experimentan dificultades para pagar sus deudas 'malas'. Por primera vez desde hace dos años, los analistas han fijado su atención en el problema, pero desde entonces ningún prestatario lo ha incumplido, en gran parte debido al hecho de que los préstamos están avalados por garantías gubernamentales.

Como subraya Bloomberg, las autoridades de China no están interesadas en los incumplimientos de las LGFV, ya que esto tendría un impacto negativo en la calificación crediticia de todo el país y daría lugar a mayores costos de endeudamiento en el tercer mercado de deuda más grande del mundo. Esto, a su vez, frenará el crecimiento económico y afectará a los accionistas de empresas chinas en todo el mundo.

Al mismo tiempo, muchos analistas confían en que el Estado chino no permitirá incumplimientos en los bonos municipales, a pesar de la creciente incidencia en la falta de pago de valores corporativos. En 2018, los inversionistas perdieron 17.800 millones de dólares en este ámbito, a inicios de 2019 — 2.200 millones de dólares.

05:06 26.03.2019


FA.- https://tinyurl.com/y3v2dnub