El 18 de diciembre se produjo un derrumbe en los precios del petróleo, que alcanzó su punto más bajo en más de un año. Según el economista Antón Shabánov, consultado por Sputnik, las estimaciones actuales respecto al coste del crudo son poco halagüeñas.

"De momento, las perspectivas de futuro para los precios del petróleo son decepcionantes. El coste está cayendo drásticamente. Hasta que el acuerdo de la OPEP entre en vigencia el próximo año, no hay factores que mantengan caro el petróleo", comentó el analista a la agencia.

Shabánov indicó también que la economía global se está ralentizando.

"La economía se está desacelerando a nivel mundial, necesita cada vez menos energía para producir algo, es decir, cada vez menos petróleo, mientras que la oferta no está disminuyendo. Por el contrario, Estados Unidos la está incrementando. La ley básica de la oferta y la demanda sugiere que el precio se irá reduciendo por el momento", explicó Shabánov.

El principal factor que provocó el colapso de los precios fue el aumento de los temores de un exceso de oferta de crudo.

Los postores reaccionan negativamente al crecimiento de la producción y reservas de petróleo de Estados Unidos. Poco antes de la caída de los precios del crudo, la compañía de análisis Genscape informó de un aumento en las reservas de petróleo en la terminal en Cushing, en EEUU, en más de un millón de barriles del 11 al 14 de diciembre.

Según Shabánov, "la economía de EEUU no necesita petróleo barato".

"Ahora tienen una industria muy grande, el petróleo de esquisto está muy fuerte. Cuanto más barato sea este petróleo, menos rentable será extraerlo y más productores de petróleo de esquisto cerrarán", observó.

El presidente estadounidense, Donald Trump, sí que está interesado en la reducción de los precios del crudo.

"Los últimos tres años en EEUU hay un crecimiento muy sostenido de los precios de la gasolina. Para proporcionarle al pueblo un combustible barato, para ser políticamente popular, para ganar sus puntos, Trump necesita petróleo barato", aclaró el economista.

"Es decir, políticamente es rentable, pero económicamente no lo es", agregó respecto al crudo barato.

El 18 de diciembre, el nivel de los precios futuros del barril Brent se redujo en un 5,9%, al nivel de 56 dólares, y alcanzó así el punto mínimo en 14 meses, desde octubre de 2017.

Al mismo tiempo, el precio del petróleo WTI cayó en un 7,83%, alcanzando los 46,3 dólares por barril, el mínimo desde finales de agosto de 2017.

21:30 19.12.2018(actualizada a las 21:34 19.12.2018).


FA.- https://tinyurl.com/ybxdheph