EE.UU. ha enviado este jueves dos destructores equipados con misiles Tomahawak al Golfo Pérsico en medio de la escalada de tensiones con Irán.

El servicio de prensa del Instituto Naval de Estados Unidos, que cita a funcionarios del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono), ha informado que el USS McFaul y el USS Gonzalez pasaron el estrecho de Ormuz a última hora de la tarde de este jueves.

Cada uno de estos buques de guerra clase Arleigh Burke puede transportar hasta 56 misiles de crucero Tomahawk con un alcance de 1600 kilómetros, además de misiles antibalísticos y antisubmarinos.

No obstante, el Comando Central de Estados Unidos (Centcom, por sus siglas en inglés) no ha proporcionado detalles adicionales sobre el tránsito en cuestión.

El reciente envío de los dos destructores en cuestión se realiza mientras en las últimas semanas el Pentágono ha aumentado su presencia en la región con el portaviones USS Abraham Lincoln y un grupo de ataque integrado por bombarderos B-52.

Washington aseguró que envió los portaviones para contrarrestar, según él, “las provocaciones de Irán contra los intereses estadounidenses en la región”. Mientras tanto, Teherán ha considerado que estas acciones no son más que una guerra psicológica para imponer un diálogo bilateral bajo presiones y amenazas pese a sus incumplimientos con pactos anteriores.

La República Islámica ha repudiado en este sentido en varias ocasiones el militarismo de Washington en la región e insiste en que la presencia de fuerzas estadounidenses desestabiliza al Oriente Medio. El ministro iraní de Defensa, el general de brigada Amir Hatami, ha exigido recientemente al Centcom —cuyas manos están manchadas con la sangre de miles de personas inocentes— que abandone la región.

Actualizada: viernes, 17 de mayo de 2019.


FA.- https://tinyurl.com/yynq85bv