Tradicionalmente se creía que EEUU y la URSS eran competidores porque representaban distintos sistemas socio-económicos: capitalismo y socialismo. Sin embargo, Washington estaba interesado no solo en cambiar el sistema de la URSS sino aniquilar a su competidor y así asegurarse el liderazgo mundial.

Lo que realmente podría haber molestado al país norteamericano era el poder económico de la Unión Soviética, opina Ludmila Shkvaria, la profesora de facultad económica de la Universidad de Rusia de la Amistad de los Pueblos. Y es que, a pesar de haber tenido que recuperarse de la guerra más destructiva de la historia —la Segunda Guerra Mundial— la URSS en tan solo una generación logró llegar a pisarle los talones a EEUU, que, a su vez, había salido del conflicto más rico y poderoso que nunca.

"En cuanto al poder económico —el volumen del Producto Interior Bruto— entre 1970 y 1977 la URSS ocupó el segundo lugar en el mundo después de EEUU. Los datos estadísticos revelan que el desarrollo de la economía soviética iba al ritmo mayor que el de la economía estadounidense", escribe la profesora en su artículo para el portal ruso Vesti.

EEUU, en comparación con la URSS, vivía crisis económicas. Una de las crisis más devastadoras se produjo entre 1973 y 1974 como resultado del embargo petrolero o el rechazo de los Estados miembros de la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo de vender petróleo a EEUU y a sus aliados.

El nivel de la productividad del trabajo en EEUU era menor que en la URSS entre 1951 y 1977, constituyendo tan solo un 2,3% frente a un 6,7% en la URSS. En la industria el ritmo de productividad alcanzaba un 3,4% y un 6% respectivamente.

En cuanto al comercio exterior, como EEUU, tanto la URSS, tenía un déficit comercial durante los años 70 del siglo pasado. No obstante, el comercio exterior de la URSS fue más equilibrado gracias al crecimiento sostenible de las exportaciones, especialmente entre 1979  y 1980.

En 1986 los países socialistas se atribuían el 67% del volumen del comercio exterior de la URSS mientras que la construcción de maquinaria y los avances en la ciencia convirtieron a la Unión Soviética en uno de los mayores exportadores de tecnología.

Además, el crecimiento de la deuda exterior de EEUU en circunstancias de predominio de las importaciones sobre las exportaciones afectaba su economía. De esta manera, se puede concluir que la situación económica en los años 70 no favorecía a EEUU, algo que preocupaba a sus autoridades. Washington tomó las medidas necesarias a nivel nacional como mundial para mejorar este estado de cosas, opina la profesora.

Como resultado, entre 1981 y 1991 la situación relacionada con el desarrollo económico de la URSS y EEUU cambió notablemente y el crecimiento del PIB de la URSS en los años 80 del siglo pasado fue a la baja.

"En estas circunstancias el desplome de la Unión Soviética en 1991 desde el punto de vista económico vino paradójicamente muy a tiempo para EEUU (…) y no puede ser explicado únicamente por factores internos de la economía soviética", recalca Shkvaria.

Finalmente "EEUU logró eliminar a un competidor global", concluye la periodista.

21:31 11.05.2019(actualizada a las 21:39 11.05.2019).


Fuentes Abiertas, FA.- https://tinyurl.com/y58zwvay