Un golpe militar fracasó recientemente en Gabón con dos de los conspiradores muertos y otro arrestado en la capital del país, Libreville. Sputnik hace un recuento de las intentonas golpistas que no terminaron según lo planeado.

Un pequeño grupo de soldados rebeldes irrumpió en una estación de televisión el lunes 7 de enero, alegando haber depuesto al presidente Ali Bongo y proclamando un Consejo Nacional de Restauración. Ali Bongo, que gobierna el país africano desde 2009, cuando sucedió a su padre, Omar, se encontraba en Marruecos recuperándose de un ataque cardiaco. No obstante, las fuerzas leales al presidente lograron recuperar el control arrestando o matando a los golpistas.

Sputnik recuerda algunas de las intentonas golpistas que no terminaron según lo planeado.

Indonesia (1965)

Dos décadas después de independizarse de los Países Bajos, Indonesia estaba gobernada por el líder nacionalista Sukarno, quien en 1956 suprimió todos los partidos, proclamó una democracia dirigida y en 1963 se declaró presidente vitalicio.

La noche del 30 de septiembre al 1 de octubre de 1965, un grupo de militares procomunistas, conocidos como el Movimiento 30 de Septiembre, intentó tomar la capital del país, Yakarta. Pero los líderes del golpe, el teniente coronel Untung y el general de brigada Supardjo, no se hicieron con el apoyo de todas las fuerzas armadas y su intento terminó en fracaso.

La intentona golpista provocó un desenlace totalmente contrario al esperado. Las represalias contra los movimientos de izquierda no se hicieron esperar y el Partido Comunista de Indonesia fue inmediatamente prohibido, a pesar de negar toda implicación en los hechos. Durante los siguientes dos años tuvo lugar un hecho conocido como las masacres en Indonesia de 1965-1966, el genocidio indonesio o la purga comunista de Indonesia.

Las cifras de fallecidos en el genocidio oscilan entre 500.000 y un millón de personas, entre miembros del partido comunista, simpatizantes de izquierda y personas de etnia china. Las fuerzas reaccionarias de derecha en el Ejército se hicieron con tanto poder que, dos años más tarde, incluso derrocaron al presidente Sukarno.

Durante los siguientes 30 años, Indonesia fue gobernada por el general Suharto, una figura estrechamente asociada con la CIA y a Estados Unidos.

Seychelles (1981)

El país isleño, conocido hoy como un paraíso turístico, obtuvo su independencia el 29 de junio de 1976. James Mancham fue presidente y France-Albert René fue primer ministro, pero las relaciones entre los dos se agriaron rápidamente, condicionados por la situación que vivía el mundo en plena Guerra Fría.

En 1977, los partidarios izquierdistas de René lanzaron un golpe armado mientras Mancham estaba en Londres. Aunque el propio René negó cualquier responsabilidad, asumió la Presidencia en junio. En 1979, su partido ganó una elección y persiguió una agenda socialista, molestando a la pequeña pero influyente población de clase media.

El 17 de noviembre de 1981, 44 mercenarios sudafricanos bajo el mando de Mike 'El Loco' Hoare aterrizaron en el aeropuerto internacional de Seychelles con la misión de derrocar a France-Albert René. Aparentando ser simples turistas de un club de cerveza londinense, sus bolsas tenían fondos falsos, donde escondían todo tipo de armamento de mano.

Increíblemente, 42 de los 44 sudafricanos lograron pasar por el control aeroportuario, cuando un supervisor de seguridad comenzó una búsqueda exhaustiva del equipaje del penúltimo mercenario, descubriendo un fusil AK-47. Al darse cuenta de que su cubierta había desaparecido, los mercenarios sacaron sus armas y se desató un tiroteo en la sala del aeropuerto.

Mientras la lucha estaba en marcha, el vuelo 224 de Air India, con 13 tripulantes y 65 pasajeros, se acercó a tierra para un reabastecimiento de combustible programado. Los mercenarios, atrincherados para ese entonces en la torre de control, vieron el avión como su único medio de escape y le dieron permiso para que aterrizara.

Como resultado, los golpistas malhadados abordaron el vuelo y obligaron a su capitán llevarlos a Durban (Sudáfrica). Cinco mercenarios, una agente del Servicio Nacional de Inteligencia de Sudáfrica y una mujer cómplice civil fueron dejadas atrás y arrestadas por las autoridades de Seychelles. Un mercenario había sido aniquilado y dos heridos. Un soldado de Seychelles fue asesinado y un sargento de policía resultó herido.

Guinea Ecuatorial (2004)

La pequeña excolonia española de Guinea Ecuatorial se destacó en marzo de 2004 cuando 60 mercenarios fueron arrestados en Zimbabue mientras, aparentemente, iban camino de comenzar un golpe. Cinco meses después, Mark Thatcher, hijo de la ex primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher, también fue arrestado en su casa en Sudáfrica y acusado de participar en el plan de golpe de Estado.

Más tarde se supo que el golpe había sido dirigido por Simon Mann, un exoficial del Ejército británico convertido en mercenario con el propósito de llevar al poder al líder opositor Severo Moto Nsá. Se presume que fue financiado por el empresario libanés Elí Jalil, que quería hacerse con las enormes reservas de petróleo de Guinea Ecuatorial.

Mann fue extraditado a Guinea Ecuatorial, estuvo cinco años en la prisión de Black Beach y fue liberado en 2009. Testificó en nombre del hijo del presidente del país, Teodoro Obiang Nguema, en una corte de París en 2017 y afirmó que George Soros había intentado otro golpe de Estado en 2011.

Mark Thatcher, por su parte, se declaró culpable de violar las leyes antimercenarias en Sudáfrica y fue multado con tres millones de rand —unos 500.000 de dólares—, según el curso de la época.

Tailandia (2006)

A los tailandeses les 'gustan' los golpes de Estado. Los militares de ese país han protagonizado 21 cambios de poder, incluidos dos solo en los últimos 13 años.

En 2006, el Ejército, que tiene estrechos vínculos con la familia real y las clases altas en la sociedad tailandesa, derrocó al democráticamente elegido primer ministro, Thaksin Shinawatra. El político era muy popular en el campo, especialmente en la provincia nororiental de Isan, por sus políticas, que tendían a ayudar a los más pobres.

Tras el golpe, Thaksin huyó al exilio, donde compró y vendió el club de fútbol Manchester City. Para el pesar de los golpistas, su hermana Yingluck fue elegida primera ministra en las siguientes elecciones de 2011.

Pero, cuando se trata de Tailandia, ¿adivinen qué? Los militares tailandeses la derrocaron a ella también en otro golpe incruento en 2014. Ahora ella también está en el exilio, supuestamente en Londres.

Turquía (2016)

En una cálida noche de verano en 2016, millones de turcos pudieron ver en vivo cómo grupos de soldados se hacían con el control de las plazas, puentes y cuarteles en Estambul, Ankara y otras ciudades del país. Aviones militares llegaron incluso a bombardear el Parlamento turco en Ankara.

Pero una vez más, los conspiradores cometieron un error crucial: no lograron localizar ni capturar al líder del país, el presidente Recep Tayyip Erdogan, que estaba de vacaciones en la costa mediterránea.  El mandatario se comunicó con la prensa y, a través de una videollamada, llamó a los turcos a salir a las calles para frustrar el golpe: "No hay poder más alto que el poder del pueblo".

Millones de turcos escucharon sus palabras y salieron de sus hogares por todo el país. La mayoría de los soldados golpistas no estaban dispuestos a disparar contra civiles y los más recios fueron detenidos por agentes de policías antidisturbios.

El golpe fracasó, pero sigue siendo un misterio quién estaba detrás de él.

Erdogan culpó al clérigo Fethullah Gulen, quien se encuentra en el exilio en EEUU, pero las pruebas no han sido tan sólidas y los juicios de varios de los líderes del golpe, incluido el comandante de la fuerza aérea general, Akin Ozturk, aún no han terminado.

18:43 11.01.2019(actualizada a las 20:34 11.01.2019).


FA.- https://tinyurl.com/y9u978nb  


-